jueves, marzo 13, 2008

La banda callejera

ampere29. La estela del cometa se alarga cada vez más. Los jóvenes están exaltados. Sus rasgos cadavéricos brillan como luces malas. El viento levanta las polleras y deja ver cadenas y cuchillos. Los edificios agachan la cabeza y las ventanas se llenan de ojos. La manifestación estira el brazo. Ciudadanos sueltos son rodeados aquí y allá. Roque y yo seguimos a ritmo regular, observando el nuevo estado de las cosas. De pronto, nos vemos a nosotros mismos, reflejados en una puerta espejada, y entonces compruebo también nuestra juventud, nuestra cara infantil. Me detengo. Frente al agujero negro del reflejo, me quedo duro como una piedra. El clamor de la multitud pierde volumen, progresivamente, hasta que reina el silencio. Es como si alrededor mío, la marcha contuviera la respiración. Centenares de partículas se quedan sin aire. Los cables son vaciados y la electricidad se acovacha en el inconsciente. La banda espera los pasos a seguir. En la puerta espejada, mi reflejo abre la puerta y me invita a pasar. Adentro habrá lo que yo quiera. Comida, bebida, drogas, televisión, internet, videojuegos. Pero el instinto me hace retroceder. Entonces el reflejo cierra la puerta. Fuck you! La sangre me vuelve al cuerpo y el paisaje recupera su color. El flujo magnético eleva mi glamour hasta las nubes, y de la nada, por nada, pego un salto descomunal sobre las centenares de cabezas, un salto antiguo, una perversión voladora. En el parlamento del aire grito lo mío. Noxa noxalis para la realidad por la violencia y la caminata de sangre y cuchillo juvenil. Los escapados de la Factoría alteran el equilibrio. La taquicardia revuelve el punto de vista. Temblores musculares conmocionan los cimientos. La fiebre bulle por las cañerías. Los adolescentes se contagian y un acoplado pasa a la ciudad por arriba. Cada cual empuña el arma que más le conviene. Arietes improvisados derriban las puertas de los tubos laterales. Es la hora de la venganza. Quemamos autos, saqueamos negocios, rompemos propiedades privadas. Los vecinos expiran sanatas incomprensibles, un idioma local apenas recordado por los hijos, que se van en masa al extranjero. Es la hora del ampere adolescente. Hombres pájaros vuelan sobre el humo de las gomas quemadas. Hombres perros despellejan la piel de los negocios asaltados. Hombres peces nadan por la zanja podrida donde escupen chorros, oscuros de mugre y de sangre, los agujeros de los cordones que desaguan las casas.


****************
anterior

3 comentarios:

juandé dijo...

ilustración: Basuya

Webcam dijo...

Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my blog, it is about the Webcam, I hope you enjoy. The address is http://webcam-brasil.blogspot.com. A hug.

atina dijo...

Se armó el ampere nomás.

Hay que salir corriendo por las laterales.