miércoles, diciembre 13, 2006

Nada y no! era, ahora lo es todo, sólo una cosa y no! diré, les diré que cuanto más altas son las aspiraciones mayor es la desgracia, ustedes son ustedes, nada, y no! vienen a mí los recuerdos que abren a continuación y no! parece bueno este cóctel, un producto de confusión que representa del triste y de los relatos que no! representan signos en una suerte, de expectativa donde la y él se den, pero abran!, o no!, queridos, abran bien!, los ojos y los corazones, despejen de una vez los sentidos pues sino! esa farsa que hay nos! come adentro de un resultado equívoco de las mentes a pesar de la nada y el no! que se cumple desde ahora para que todas las acciones vayan al no! del amor y la experiencia descrita que no! es para nada!, no!, no es!, la única vivencia de estas situaciones de blanco crudo pantano!so, de trampa delante, donde quiebran y caen hasta la negación.

Profunda negación hasta el pozo rodado donde cae y quiebra el más del mí por trampa y pantano de blanco crudo y situación de la nada, de la paranada, de lanonada, que es experiencia de amor y acción de la nada descrita en la palabra del no, ejercida como equívoco o resultado de la mente en pesar, que se ejerce sobre la línea que se abre del ojo y es una farsa de los sentidos y el corazón, un cóctel de recuerdos, aspiraciones y desgracias, mío o de ustedes, una cosa más alta que el todo, que es la nada y el no.

3 comentarios:

paula dijo...

mató mil-

Matías Pailos dijo...

Luego de la lectura, quedan boyando los 'no!'. Así, con signo admirativo de clausura incluído. Me gusta que puntuen el texto, y me gusto cómo lo hacen.
Prefiero el primer párrafo (prefiero el juego con el 'no!') al segundo (y su comerse la cola del concepto de 'nada', y su familia de términos asociados). Quizás porque este último me remitió bastante a Girondo. Pero eso debería ser algo bueno... Entonces es porque prefiero el primero, nomás.
(El 'no!' metido dentro de ya no recuerdo que palabra: un golazo.)

Juan Diego dijo...

Gracias Paula, gracias Matías!

abrazos