martes, enero 10, 2006

El malasuerte

En cuanto asomó la cabeza por Chilavert se nos paró el corazón.

—Uy, ahí viene W —pronunciar su nombre completo es un riesgo que no pienso correr: podría explotarme la computadora en la cara, acaso caerse el techo sobre mi cabeza, o simplemente padecer una mala racha sutil, y no por eso menos trágica, en los detalles cotidianos (perdería colectivos llegando a la parada, me saltaría el aceite hirviendo de la sartén, se me caería el helado al piso, mancharía mi mejor remera...)
Sigue Acá.

4 comentarios:

lolamaar dijo...

rex, me copa la ilustración, de quién y/o de dónde es?
besos,
LM

Obelix dijo...

Rex,

Me encantó el relato del malasuerte. Además, es CORTO!!!

Atte.

Rex dijo...

Gracias Obelix!

Lolamaar: La imagen es de Kozyndan. Podés buscarlo en internet.
un beso

Funes dijo...

Y si... hay amigos que mejor no cruzárcelos... pero esta bien que haya tenido ese día de los teros. Toda regla tiene su excepción.