jueves, septiembre 08, 2005

Objetos maravillosos -1

"Qué bellísimo escándalo"
Washington Cucurto
Después de largos días de filantrópico trabajo en pos de la literatura, el arte y el pensamiento, empiezo a concentrarme en mi tarea remunerativa: la venta de objetos maravillosos.
Estoy preparando todo para el recorrido nocturno en mi gran local, la vía pública porteña, donde la histeria y el decachinno confluirán nuevamente, y donde yo, entrenado manipulador de adjetivos, actuaré sin descanso, con disserto poético, con movimientos teatrales, sobre las ávidas mentes de las niñas capitalinas, chicas anhelantes de brillitos, de glamour, de poderes afrodisíacos y piropos adecuados.

Bueno, muchachas del consumo, esta noche mi empresa ofrecerá algunas novedades. Además de los clásicos anillos ansiosos de abrazar dedos, se sumarán seis pares de estéticos aros para las primeras jovencitas que gusten de estas creaciones modernas. Se trata de aros largos, aquí están, vean, vean estos preciosos péndulos, con materiales afrodisíacos renovados, que esperan ser lucidos por las orejas más coquetas.
Allá voy, espero que la conducta social de la masa femenina de esta noche se halle bien predispuesta para el cambio, ojalá, por el alquiler, por la luz, por el gas, por el teléfono...
Objetos maravillosos -----------------------------------------------------------

4 comentarios:

Nessie dijo...

que la noche primaveral de invierno te acompañe sr. rex

paula dijo...

que la paz sea contigo
(6 pares es todo tu Haber, valen fortuna? ah, sacá fotos a la mercadería y postiálas!! aros on line! )

Caro dijo...

Por qué no anillos para el sexo masculino? Aros, cadenas. Así amplía la oferta
C.

Ling dijo...

Si hay brillo yo compro.

Los señores de la Conquista se habrían hecho el día vendiéndome espejitos de colores.