jueves, febrero 28, 2008

Aceleración angular

ampere 25

Camina, camina, camina, camina, camina, camina, camina, camina, camina bichito escondido en el tránsito, actuando la rutina, reflejado deforme del trabajador, contrario del civil, movido por instinto criminal, pinchando venas burguesas, con efecto sorpresa, en contrabando, detrás de la opinión pública, ajeno a los medios de comunicación, con discurso antipastor, camina y corre, bichito camina que parece volar, camina sobre las corrientes ascendentes, a paso de aeroplano, levantado de la vida en bruto, con las alas desplegadas tapando el sol y la reserva de oro, por nublar la ciudad, por oscurecer el Municipio, la Escuela y el Museo. Contra el ciudadano, contra el maestro, contra el artista. Levantado de la primera juventud, recogido de la tierna edad de su anarquía, el bichito come a su padre por qué y para qué, cómo y cuándo y en el doble discurso, saltando en los compases del pentagrama, como un incordio libre, un radical libre, una peste germinal, la peste contraideológica, una gotera de la monotonía, la gotera donde nacen los hongos, una corrupción edilicia, la corrupción del instituto, un recuerdo que carcome la conciencia, el recuerdo que no ha sido elaborado, un virus transmitido entre líneas, el virus del organismo escolar, que respira metido entre pedagogías, que bebe las aguas residuales de los catecismos, que se come la carne crecida de las representaciones familiares.

****************
anterior

5 comentarios:

Juan Dé dijo...

ilustración: Marcel Dzama

willies dijo...

gordo, cambiá el color de las letras que no se puede leer!!!

juandé dijo...

je, qué raro, si yo no toqué nada, se cambió solo o no sé.
ahora lo corrijo. abrazo

Anónimo dijo...

Un ¿cuento? aquí:

http://revistaaxolotl.com.ar/narr24-1.htm

Recién lo leo, me cabe.

morgana dijo...

Por eso yo no voy más al colegio.
Cordialmente, M. (de MasBichaRaraQueCualquiera)