martes, noviembre 20, 2007

am.per.seis






















6

La perspectiva cierra casas y autos
miniaturas en dirección a Liniers.
Pica el higo, pica la batata,
la pegajosa cubre la noche.
Dolor narrativo en la cabeza.
El estado racional quiere capturarme
pero yo me bajo nomás la bragueta,
me hago la paja con mucho volenter;
la piel se eriza y las luces blancas
del infinito se agarran los pelos de la concha
y se contraen a la par de mi vertex
que explota crema viva.
El colectivo no viene más, lo que viene
es una chica directo hacia mí,
rubiecita y delgada,
con unas tetas supremas y una cadera
pronunciada, y de sólo pensar el culo
que puede traer adosado ahí atrás
casi me agarra el remorbesco, pero
aguanto como puedo y la miro fijo,
mientras ella se para adelante mío,
haciéndose la desentendida y mirando
de reojo. Al final le digo hola;
ella se queda callada al principio
pero después me dice hola.
Yo le pongo los ojos y le digo gusto de vos,
y ella sonríe, y yo le digo deseo
fervientemente conversar
un rato con vos.
—¿Acá en la calle?
Entonces le retruco
si quiere venir a mi casa
y le cuento que tengo guitarra,
y me dice bueno, vamos.


********************
anterior

9 comentarios:

Juan Dé dijo...

ilustración: winona-adamon-

morgana dijo...

Tiene otros colores este amper, no?
Igual está bueno, aunque seré precavida y a liniers... sólo en tren.
(Aunque me imagino que todavía estarán los dos mirando la guitarra fervorosamente.)

juan dé dijo...

morgana, sos la más fiel seguidora de este folletín. gracias!

poncho de verano dijo...

zarpadisiiiiimooooooo!!!!!

camilo dijo...

"El estado racional quiere capturarme", me gusto eso, y pense: el estado emocional quiere dejarme. Saludos

camilo dijo...

acabo de leer mi comentario. soy un genio!!

juan dé dijo...

je,
groso, camilo.
y grazia poncho!

gomo dijo...

Esta muy bueno! es adrenalinico, me hago una tocata y lo leo otra vez

Emma dijo...

Pero mirá qué suerte tienen algunos personajes...
que las encaran así en la calle, nomás. Lástima la elección del color de pelo. No quiero caer en viejas rencillas estériles.
No propongo tampoco una lucha en el lodo, la rubia y yo. Aunque, definitivamente, le ganaría.
Un beso