jueves, noviembre 15, 2007

Ampere Dos





















2

Chorrea
la úvea
del estudiante y su novia
llora, pide ayuda. La noche
está picada de luces. La chica
se mueve frenéticamente. Yo,
apoyado en la pared,
me dedico a mirar
el espectáculo
porque me gusta escuchar
los gritos y mirar
los gestos,
que la desfiguran.
Finalmente,
le hago el persero,
le meto el cuchillo que siempre
llevo. SAE nueve mil
doscientos sesenta hasta el fondo de la carne;
una explosión:
esquirlas de agua, de sangre, este gólgota
salpica una gelatina cargada de bacterias.
Precavido,
saco la caja de amoxidal
quinientos, tomo cuatro,
porque seguro que esa lechuza
me quiere contagiar.


********************
anterior

3 comentarios:

Juan Dé dijo...

ilustración: Mark Ryden

Diego dijo...

¿Ampere no era una suerte de novela enfolletinada?

¿Estuvo haciendo dieta en este invierno o qué es que le pasó?


Saludos

juan dé dijo...

sí, diego, pero este es ampere recargado.
tenía ganas de reescribirla y me pareció mejor de este modo, porque su esencia es poética, más que narrativa.
abrazo