miércoles, octubre 25, 2006

Los colores del fondo























Corro, doy un salto,
caigo con toda la fuerza aterrizando
las rodillas en la espalda.

Suena la melodía,
la cajita musical de las vértebras.
Se parte en mil pedazos la vieja estatua.

Le piso la cabeza lo más fuerte,
le meto el taco en la paja
del nido. El sonido
es un crepitar
de la hojarasca de pensamientos.
Ja, já, qué risa me da,
cuando veo a la persona
tan chatita, tan chatita.
Se le caen los anteojos y los ojos
saltan al charco, espantan moscas.

Me siento en el medio de la calle,
contemplo el cielo.
La forma del árbol se deshace
contra los colores del fondo.
Un sentimiento agitado pero dulce
late en mi corazón.

Está refrescando.
Los labios se me pegan, tengo sed.

Algo se cruza de repente
y se mete en el costado,
adentro del pasto de la banquina.

5 comentarios:

JQN dijo...

que bueno.una energía ahí contenida saltando a la vez. un gran gusto de leer

Nucífora dijo...

Que lindo poema Juan!

Rex dijo...

gracias jqn. me alegra que le guste, sobre todo de un poeta tan bueno como ud.
saludos!

gracias nucífora!
cómo van los poderes del anillo que adquirió de mi empresa?

Anónimo dijo...

en la segunda vuelta leída, me pareció una adivinanza también...
ví mucho!

un beso, rex

Juan Diego dijo...

gracias penélope.
besos