lunes, octubre 23, 2006

Em Buenos Aires hace un par de meses*

*Publicado en Portunhol Selvagem

por Douglas Diegues.


Buenos Aires é uma ciudade deliciosa. Os kurepis são pessoas deliciosas. Os brasileiros que vivem no Brasil y metem pau nos kurepis non sabem o que estão falando quando repetem esse antigo clichê de que os argentinos são uma cambada di filhusdaputa. Pode ter argentino filhodaputa, assim como tem japonês, índio, negro y branco filhusdaputa. Eu sempre tive sorte com Buenos Aires. Lá comecei a filmar mio primeiro filme, por conta própria, sem apoio financeiro de nenhuma instituição cultural. Lá conheci o pessoal da Eloisa Cartonera, que fizeram acontecer mio segundo libro Uma flor na solapa da miséria. Lá conheci Santiago Llach, Ramon Paz e o Pedro Marial, que participam tamém du mio filme Gombrowicz em mobimento. Lá me diverti também com Joca Terron e a Bel Santana e o Cristian de Nápoli e a Angélica Freitas e o Javier Barilaro e o Fabián Casas e o Gonzalo Millan. Lembra do Gonzalo, Joca, aquele chileno bigodudo que queria fumar unos puretes conosco? Grande figura humana. Combinamos fumar unos puretes com ele no Chile. Mas acho que nunca mais teremos o privilégio de fumar unos puretes com ele porque parece que o Gonzalo morreu semana passada. Las filmagens no apê do Santiago Llach também foram delirantes y berdadeiras. Ali o filme se filmou por si mesmo. Yo solo tenía u trabalho de ligar la câmera y deixar las coisas acontecerem. Las cenas em que o Cucurto ensina uma mina polaka a dançar cumbia ficou gombrowiczniana y du caralho y muito verdadeiras, sem poses, a poesia da vida dançando cumbia perto dos nossos narizes y a gente filmando tudo. O Pedro Mairal lendo Gombro numa banheira ficou du caralho. O Santiago Lllach lendo Gombro disfarçado de capitan volador wagneriano também ficou du caralho. A garota egípcia Sol lendo Gombro con encantadora sensualidad portenha ficou muito legal. O Juan Incardona, que comanda o site http://www.elinterpretador.net/ tocando violon e fazendo todo mundo rir também estava du caralho. Foi uma noite selbaje e gombrowiczniana. Memoravelmente du caralho. Quero voltar a Baires e filmar agora com a Gabriela Bejermann, com a Fernanda Laguna y outras figuras. Sempre que vou a Baires nunca quero voltar tão cedo. Kurepilandia hace bien a las bolas. Kurepilandia hace bien al cérebro. Kurelpilandia hace biem al corazom. Viva kurepilandia, viva mios amigos kurepis, Perón, Eloisa Cartonera, Gardel, Troilo, Continuición: el Império de La Cumbia, Cucu y Maria, las paraguayas que vivem lá, los pornosonetos de Ramon Paz y el Sentimento Bielsa du meu mano Ricardo Daniel Piña!


***************************

Buenos Aires es una ciudad deliciosa. Los kurepis son personas deliciosas. Los brasileros que viven en Brasil y bardean a los kurepis no saben de qué hablan cuando repiten ese antiguo cliché de que los argentinos son una manga de forros. Hay argentinos forros, así como los hay japoneses, indios, negros y blancos forros. Yo siempre tuve suerte en Buenos Aires. Allá comencé a filmar mio primer película, por cuenta propia, sin apoyo financiero de ninguna institución cultural. Allá conocí a la gente de Eloisa Cartonera, que hicieron aparecer a mi segundo libro Uma flor na solapa da miseria. Allá conocí a Santiago Llach, Ramón Paz y a Pedro Mairal, que participan también de mio película “Gombrowicz en mobimento”. Allá me divertí también con Joca Terrón y Bel Santana y Agélica freitas y Javier barilaro y Fabián Casas y Gonzalo Millan. ¿Te acordás de Gonzalo, Joca, aquel chileno bigotudo que quería fumarse unos churros con nosotros? Gran figura humana. Arreglamos para fumarnos unos churros con él en Chile. Pero creo que nunca más tendremos el privilegio de fumarnos unos churrros con él, porque parece que Gonzalo murió la semana pasada. Las escenas en el depto de Santiago Llach también fueron delirantes y berdadeiras. Allá la película se filmó por sí misma. Yo solamente tenía que encender la cámara y dejar que las cosas sucedan. Las escenas en que Cucurto le enseña a una polaca a bailarse una cumbia quedó gombrowiczniana y muy pijas y muy verdaderas, sin poses; la poesía de la vida danzando cumbia cerca de nuestras narices y nosotros filmando todo. Pedro Mairal leyendo Gombro en una bañadera quedó de la hostia. Santiago Llach leyendo a Gombro disfrazado de capitán volador wagneriano también quedó de la hostia. La chica egipcia Sol leyendo a Gombro con encantadora sensualidad porteña quedó muy copante. Juan incardona, que capitanea el sitio http://www.elinterpretador.net tocando el violón y haciéndonos re cagar de risa también estuvo de la hostia. Fue una noche selbaje y gombrowiczniana. Memorablemente copante. Quiero volver a Baires y filmar con Gabriela Bejermann, con Fernanda Laguna y otros personajes. Siempre que voy a Buenos Aires nunca quiero volver en tan poco tiempo. Kurepilandia hace bien a las bolas. Kurepilandia hace bien al cerebro. Kurepilandia hace bien al corazón. ¡Viva Kurepilandia, viva mios amigos kurepis, Perón, Eloisa Cartonera, Gardel, Troilo, Constitución: el Imperio de la cumbia, Cucu y María, las paraguayas que viven allá, los Pornosonetos de Ramón Paz y el Sentimiento Bielsa de mi hermano Ricardo Daniel Piña!

*****************
Traducción, por R.

2 comentarios:

Funes dijo...

...este Dieguez e um bravo...

heidi dijo...

ahora resulta que soy polaca, y que cucurto me enseña a bailar cumbia ¡pero por favor!

no, bueno, linda noche salvaje, un poco trash, mmm sí no se si linda es la palabra, pero la pasamos bien, es más ¡que se repita!

como conseguimos ese video?

un beso juan