sábado, agosto 12, 2006

Zorro colorado















6

El grupo planeaba seguir viaje
hacia El Chaltén. La última noche
cerca del Glaciar, junto al fuego,
les dije que me iba,
por más que en esa época los pies
nunca me llevaban a casa.

Los cambios bruscos de color
pasaban inadvertidos,
pero el menor ruido
resonaba más en el silencio.

Los ojos mostraban el veredicto de cada uno
de mis acompañantes. Si pudiera
señalar con los dedos de ambas manos
los días patéticos,
todos apuntarían a esa oscuridad de enero
en Santa Cruz.

El cuerpo devolvía movimientos
involuntarios, un efecto de contracturas
y taquicardia.

Dije sonidos desprolijos,
escamados de anécdotas incoherentes
que a nadie importaba.

Apenas se despidieron.

Decidí quedarme solo un día más
en el Parque, antes de volver
a Calafate y a Buenos Aires.
La inercia de las cosas
proyectaba una visión
de trenes rompiendo cuerpos
encima del Lago Argentino.

Había perdido, sino toda, en buena parte,
la noción de la ciudad.

Cuando estañar perfiles la tarde siguiente
caía, decidí buscar leña sobre la colina
para mi fuego.

Preñado por el desastre
ahora juntaba ramas,
piñas, y dudaba de todo,
paranoico, como si nunca hubiera existido
y todo fuera nuevo y digno de sospecha.

Pero, ¿una alucinación?, a veinte metros
caminaba un zorro colorado,
tranquilo, tan verdadero como increíble,
olfateando los árboles cuajados.

Nos miramos fijamente
durante tanto tiempo que nada,
ni siquiera la cresta del bosque,
se movió de su lugar.



************************************************************************
Anteriores (La música rota): 1-Matinal ; 2-Haedo; 3-Boedo; 4-Glaciares; 5-Pajarito

3 comentarios:

Luciana dijo...

"si pudiera señalar con los dedos de ambas manos
los días patéticos"
formaría una bonita rosa de los vientos.

Muy lindo tu blog, Rex!

maya dijo...

uufff, no quería hablar de su famoso campamento-rito de pasaje-traumático donde hizo su ruptura con la masa y demás, sino despejarme una duda ¿lo ví recién en una festichola en la estación de tren de flores con una petisa, en la que fuimos cruelmente echados a las 5:28 por christian castro -bondad de troskistas de economicas (??) una vez mas probada-, o estoy loca? Mucho gusto, en tal caso.

Rex dijo...

-Muchas gracias Luciana!

-Sí, Maya, no estás loca!
Ja, qué gracioso, pero no estaba con ninguna petisa, me parece.
Lo de christian castro fue un golpe muy bajo! Mandame un mail, si querés, y seguimos conversando.
rexmiles@fibertel.com.ar
saludos!