lunes, septiembre 17, 2007

La tijera usala para la tela y el papel;
lo que vayas a decir, decilo como viene.

Al diamante dejalo adentro del carbón;
la piedra que pensás tirar, tirala en bruto.

Cuando compres algo en la carnicería,
fijate que no te vendan puro hueso,
a menos que quieras pasar hambre.

Si perdiste o te robaron
alguna cosa no la busques
en lugares insólitos;
los mejores escondites
son los lugares comunes.

Si tenés un tornillo flojo y no encontrás
el destornillador,
podés usar la punta de un cuchillo.

Cuando escribas poesía,
sacate los ojos por un rato,
que si mirás la pava
dicen que no hierve.

Lo más importante es que recuerdes,
a la hora de abrir un libro,
es que si vas al cementerio,
vas a estar rodeado de muertos.

Qué suerte,
es de noche
y el farol de la calle no funciona;
es un buen momento
para salir al balcón,
abrir la ventana
y mezclarse con
la oscuridad.

7 comentarios:

paula dijo...

tirar
la basura en el container del centro.

diamante y carbón.
aguante.

betina dijo...

y la poesía sin ojos
y la pava que no hierve.

me gustó mucho, juan.

felix tamarisco dijo...

che, la verdad que esto esta bueno, eh

juandiego dijo...

gracias muchachas!
y gracias felix!

saludos-

Anónimo dijo...

che lo tuyo tiene un gusto a casas. pero 100 mil millones de veces lavado.

Ramonita dijo...

Lo tuyo tiene gusto a Incardona y eso está bueno!

juandiego dijo...

gracias ramonita, sos un amor!