martes, septiembre 16, 2008

La región Celina

... miro a mi perro que descansa en un rincón del living. Percibo que es tan negro como la noche más cerrada. Tiene una sola nariz y me contempla, hago un movimiento y viene a sentarse mirando lo que escribo. Es mi animal fantástico hasta que la muerte lo lleve o me arrastre, ¿cuántos lectores cuidan esa bestia que los impulsa por más? Dejen de lado cualquier doxa de laboratorio, de ideas tecnológicas, olviden el valor del tiempo en el mercado de sus limitaciones, y lean, déjense llevar por las calles que dieron forma a millones de personas, entre el cemento, el barro, los mismos rancios yuyos que ocultan objetos sin valor, esperando la lluvia y el paso de los soles, miles de soles iguales a sí mismos, distintos a cada uno que nos quemó el reloj.

por Omar Genovese
(Hablando del Asunto)

5 comentarios:

despojada dijo...

leer nos da la posibilidad de crear imágenes mentales y tan reales a la avez.
Me gustó objetos maravillosos.
saludos

juandé dijo...

hola despojada
muchas gracias!

morgana dijo...

Tengo la pereza de no dejarme enamorar por la lectura. Y es raro... porque una vez que paso esa barrera y venzo la pereza, me sumerjo en la lectura y te diría que (sin exageraciones) es una de las actividades que más me motiva, conmueve y emociona.
Beso, M.

juandé dijo...

hola morgana cómo estás tanto tiempo?

besoss
y gracias!

morgana dijo...

EStoy bien! Sin tiempo y con el que tengo, trato de repartirlo en todas las cosas que tengo ganas de hacer. Y como verás, estoy acá.
Beso, M.