lunes, septiembre 05, 2011

Candela

Los vecinos están en el baldío / alrededor de un pájaro recién muerto; / habrá caído del espacio —dicen—, / porque acá no hay árboles ni hay cielo. / La radio y la TV transmiten desde el nido; / algo habrán hecho —informan—, / acá no hay árboles ni hay cielo. / Alguien abre las geodas de basura / cuyas amatistas brillan figuritas / y muñecas desmembradas; / en retirada, marcha la comunidad, / pisa los juguetes en el día-noche / y se hunde, colectivamente, / hacia el interior de la Provincia / donde la pampa, se sabe, / es como el mar, / rojo, oscuro, olvido. / Las plumas del pájaro flotan sin cielo / y en el espacio no las quema el sol, / sino la última estrella fugaz / que cruzó el Acceso Oeste / antes de que los deseos apagaran / las chispas.

5 comentarios:

Mariano Abrevaya Dios dijo...

Groso, mono!

Paula dijo...

!!!!

Anónimo dijo...

piel de gallina!!1

Lilainblue dijo...

Sí, realmente, piel de gallina. Hermoso texto, Juan D., y no sé por qué lo asocio con el Lorca de Poeta en Nueva York ("Por los barrios hay gentes que vacilan insomnes/ como recién salidas de un naufragio de sangre").

Batato dijo...

Hermoso.


A.