miércoles, diciembre 05, 2007

Ampere recargado doce













12

Por las mejillas, el seño y las patas
de dos gallos tocados por la violencia,
la cerda mojada en la paleta
del carnicero me pinta el retrato
del viejo, del joven, da lo mismo,
Dorian Grey para cada caso,
público o privado de compañía,
que hace un instante decía yo
como persiguiendo un fantasma,
o un pájaro fugitivo a la noche
que me protegería bajo su ala
si tan solo pudiese alcanzar el nido.
Pero las medias de red bajo la pollera
me atrapan como a una mosca
en una telaraña fina pero pegajosa,
invisible pero letal. Mi nombre
es Jael, soy una mosca en el banquete
de la chica más linda del barrio.
Abro los ojos, ella sigue ahí,
sosteniéndome la nuca,
abriendo graciosamente la flor
de sus labios pintaditos de negro
para decirme incansablemente
la sanata: ¿estás bien?. Gracias,
le digo, y disculpá mi estado,
pero no todos los días voy al cielo
y por eso creo que me apuné.
La tormenta le ilumina la cara
y a mí me parte un rayo.
Me ayuda a ponerme de pie,
camina conmigo despacio,
tomándome la mano caliente
con la mano fría de la autoridad.
Llegamos a Felipe Vallese,
doblamos a la izquierda
y en la esquina del Pasaje
el amor dice ésta es mi casa,
nos vemos;
yo le respondo ojalá.
Le pongo los ojos achinados
como para ganar algún puntito.
Ella abre la puerta y el pasillo
es un tobogán por donde cae
a las arenas del desierto;
yo quedo clavado por ver
su culo que se mueve
hipnotizando a las víboras.
Cuando cierra la puerta,
la escucho cantar mientras no
hay nadie que pueda ayudar,
los niños saltan de felicidad,
no es el diluvio, no es
el infierno. Yo estoy picado
con el veneno del amor,
me dan ganas de estamparme
contra la puerta y partirme
la cabeza en mil pedazos,
sufrir dolores inconcebibles.
Llegando a Martín de Gainza,
abro la mochila y saco la llave.
Justo una señora camina
taconeando por la vereda
y me dan ganas de hacerle
el persero o de ahorcarla
sin explicación alguna,
pero no le hago nada
porque estoy muy cansado,
así que le perdono la vida,
me tomo un amoxidal 500;
abro mi propia puerta,
hago un percenseo en el living,
atravieso el patio y me voy
al fondo,
al dormitorio,
que es una noche sin luna.


********************
anterior

14 comentarios:

Emma dijo...

Qué bueno... Estaba esperándolo
Un beso.

Diego dijo...

Estás 5ta a fondo, ¡un poema cada dos días!

Juan De dijo...

gracias emma, me alegra que lo esperaras;
a fondo tocando fondo, diego.


--------------------

ilustración: kolaboy.

De los rubios dijo...

te diría, cuidado, aunque me parece que ya es tarde. muy dificil el amor a vecinos. mi desamor necesitó una mudanza; en fin...espero tengas mejor suerte.

vero

morgana dijo...

qué lindo estás, tan turbiamente enamorado... casi ni se extraña la sangre rodando por ahí (ojo, dije "casi").
Me voy a la cola a esperar el 13.

cacho de pan dijo...

qué torrente de palabras!
como morgana, digo casi.
casi me ahoga.

cacho de pan dijo...

algo más: persero, percenseo, qué quieren decir? gracias

Juan Dé dijo...

gracias vero, morgana!
cacho de pan el texto está enjergado, esas palabras no importan mucho más de lo que sus sonidos sugieran. pero si querés hilar fino, algo significan.
es al pedo rastrearlas, pero podés hacerlo en un diccionario latino.
y sí, es cierto, el ritmo tan cargado te ahoga. es que el estilo de ampere es denso.

poncho de verano dijo...

Basta de amoxidal y vamos al sexo carnoso!!! baba + carne + chocolate y los vecinos escuchando con horror detrás de las puertas como los dos se revientan en el pasillo marcando las paredes con una justa mezcla de sus jugos!!!!!!!no aguanto más!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
me estoy poniendo tenso carajo!!!!
(me gusta)

Juan Dé dijo...

grande poncho!

tranquilo, el volcán está juntando lava.

Las Benjamin dijo...

queremos ser tus favoritas!!!!

Juan Dé dijo...

chicas, abrieron el blog nomás. enhorabuena!

Mary Poppins dijo...

me gusto mucho te voy a linkear ahora mismo, y empezare a leerte despacio,
saludos Mary

Juan Dé dijo...

gracias mary poppins!