miércoles, mayo 16, 2007

Martín Ugarte 1186

Tengo puestos dos ojos infantiles
hasta que se haga de noche
Solo en la terraza
debajo del cielo simple de mi barrio
cuelgo pantalones y remeras
que el viento pronto moverá
Por las calles caminan inmigrantes
en ambas direcciones
El sol los quemará lentamente
hasta hacerlos morir Broche a broche
recogeré sus cuerpos del asfalto
Casas blancas delimitan los caminos de mi vista
mientras juego con las fábricas y los edificios del final
que ahora se convierten en barcos de guerra
disparando cañonazos a diestra y siniestra
entre General Paz y autopista Richieri
Sueños en sentido contrario
abren las puertas de calle
cuando la tarde me hipnotiza
con espejismos verosímiles
Me nombran en el patio
las voces de mis jóvenes abuelos
Las palanganas vacías
gotean
cuando bajo
restos de agua, año tras año, treinta y cinco años
por esta escalera La humedad
ha formado manchas venenosas

4 comentarios:

JQN dijo...

buen abrecorazones
comparto mancha/ojo

Juan Diego dijo...

gracias joaquín
saludos!

paula dijo...

pero que linndo, juanch

sol dijo...

me gusta mucho este!